28 mayo 2014

El corazón navega a la deriva con amor sin destino. Y solamente ve diamantes sal y nubes

Su único compañero es el mar rugiendo como un dragón herido

Amo las estrellas en las noches tranquilas de cualquier lugar

Que dios perdone mi fantasía y haga desaparecer la constelación mágica en la que me encuentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: