28 noviembre 2015

Nadaba, sumergido en el mar,  un elfo marino,
junto a él una mariposa se detuvo.
Lloró el duende oro, 
de las nubes del cielo que habitaba,
Y abandona al insecto
en el desierto de agua azulada
Las olas llevan al duende
hasta la orilla
y su llanto se mezcla con la dulce canción
de las sirenas.
En las profundidades, descansa
el corazón poderoso de Neptuno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: