27 octubre 2016

Un individuo diferente o extraño,
cuando le arrojan piedras,
las convierte en dolor y en aislamiento,
Así pasa su vida, en la soledad de su infierno.
Pero en realidad todos somos iguales
aunque eso suponga un fracaso del ego.
Somos como el sabio filósofo, como el viejo
que bebe en su esquina. Destinados
por nuestra experiencia y nuestra educación
no por nuestro cerebro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: