1 noviembre 2016

Yo se que no he sido una santa,
me dejé llevar por la tontería.
Pero creo que ya he pagado lo mío.
Caminando a través de la noche
de esta noche, la primera en el origen del hombre.
¿No tengo derecho a encontrar
como tantos otros
una luciérnaga en el camino,
que me haga mas amena
esta oscuridad que me rodea?
¿Por qué no es mi destino?

Anuncios

Una respuesta to “”

  1. Pablo said

    Aquí tu Luciérnaga: “Hijos de Dios. —Portadores de la única llama capaz de iluminar los caminos terrenos de las almas, del único fulgor, en el que nunca podrán darse oscuridades, penumbras ni sombras.

    —El Señor se sirve de nosotros como antorchas, para que esa luz ilumine… De nosotros depende que muchos no permanezcan en tinieblas, sino que anden por senderos que llevan hasta la vida eterna.”

    Bsñs 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: