Dedicado a Marta

14 mayo 2017

Fuimos a un restaurante oriental, en un gueto chino de Madrid
Pedimos el plato estrella, y nos trajeron pez-dragón,
Yo comí el ojo de su mente. Que me perdone el ojo
de lagarto de la serpiente.
En aquel día confluyeron
las vidas de todos los que estuvimos allí.
Algo mágico ocurrió, sueños extraños,
decisiones importantes, sentimientos de dolor…
ante todo lo que nos estaba ocurriendo…
Y darnos cuenta de que la vida iba pasando…
y el poderoso espíritu de la muerte
comenzaba a acercarse a nuestras vidas, implacable,
para confirmarnos que nada tenía sentido…
que la vida era una fantasía solamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: