6 julio 2017

Poderosos ilusionistas

se esconden detrás de las

jóvenes y delgadas estatuas,

que se deshacen al tocarlas

con mis ojos y mis manos.

Fumo solo para evitar

la tentación de devorarlas…

Pero todos sus besos desembocan

en un abrazo despiadado

del dinero, cruel dictador,

y solo llego a alcanzar

un rastro de brillantina,

y un olor dulce como de flor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: