24 septiembre 2018

Quizá sea superficial, pero

lo que sentí al dejar

de fumar, fue solamente

un hambre amarga…

Supongo que al dejar una adicción

se despiertan los viejos fantasmas

que permanecen dentro

dormidos desde la infancia.

En todo caso hice un trato

con el demonio al comenzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: