la mujer

5 diciembre 2013

Durante el Imperio Egipcio, el  escarabajo sagrado, verde y dorado,

detuvo para siempre el miedo de su reina, la Faraona, procurándole una vida y una muerte feliz, por creer en el poder de su magia, al pensar que mientras la poseyese, estaba protegida por la Joya.

Quizás ocurrió también, seguramente, que otra reina, la abeja Reina, cambió, al viajar al pasado, para siempre el futuro, con la intención de cambiar el curso de la historia, y quizá ocurrió así…

De ser un insecto, la  mujer sería una luciérnaga, y no puede ocultarse a la sombra de la noche, que la ama.

Con la  seda del gusano hará su bandera. Con el veneno del escorpión, quemará su miedo.

Por eso las vírgenes que se perfuman en el harén del sultán,y, aunque compiten y seducen, se enseñan entre ellas.

Y en el burdel las putas que satisfacen  al ejército, conocen los secretos y  las estrategias de los hombres.

Guerreros- mujer con alas de águila vigilan el viento y cuando llegue el momento clavarán en el corazón el puñal valiente que posee la razón y el pensamiento.

Salen de sus cuevas, para sentir el sol, cansadas ya del cobarde lamento.

Se filtran como agua por la grieta, por pasadizos secretos esculpidos en el barro.

Dejan de rezar mientras aman, para escuchar el sonido prohibido de los besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: